martes, 2 de febrero de 2016

Gnocchi con tomates cherry y albahaca

Nunca pensé que podría estar a dieta y comer pasta. Mi historial de dieta hiperproteica hace que tenga a los hidratos relegados a lo más profundo de mis deseos no cumplidos. Pero esta dieta es diferente. Realmente como de todo, con prudencia y con concepto disociado. Para los que no sois profesionales de las dietas, simplemente consiste en no mezclar los hidratos con proteína, sino con verduras. Así consigues rebajar bastante el peso calórico y no tener que quitarte de comer nada.
Gnocchi con tomates cherry y albahaca

La receta de hoy recoge mi querencia italiana ya conocida y la sugerencia de mi dietistas. Tenía que comer pasta o patata y... ¿por qué no combinar las dos cosas? El resultado son los gnocchi (ñoquis en castellano) Los encontraréis ya preparados en la zona de la pasta fresca del supermercado o podéis liaros la manta a la cabeza y hacerlos desde cero. A mi me enseñaron una vez a hacerlos en Italia y es un poco costoso, pero muy divertido.

Si os animáis a hacer los gnocchi a la italiana, tenéis que pedir fiesta el jueves (es tradicionalmente el día que se comen en Italia, desconozco el motivo) Y digo lo de pedir fiesta porque no es algo que se haga en un ratito. Aquí tenéis el enlace a una receta. Se trata de una pasta hecha básicamente con patata cocida, harina, yema de huevo y algo de parmesano; aunque hay muchas con muchas variantes de ingredientes. Los de espinacas son los más conocidos. Y la salsa puede ser variada pero lo normal es comerlos con salvia y mantequilla, con setas y queso o con tomate y albahaca. Obviamente si estás a dieta, la última es la única opción.
Una receta fácil y super sabrosa

En mi caso, como entre semana no tengo tiempo para hacer maravillas, me he apañado con una de esas bolsitas de gnocchis compradas en el supermercado. La preparación es sencilla. Una cucharada de aceite en una sartén, echamos los gnocchi y los rehogamos, añadimos los tomates cherry cortados por la mitad y añadimos medio vaso de agua. Añadimos las hojas de albahaca y apagamos el fuego.

Lo mejor es comerlos enseguida, pero yo los he metido en un tupper y me los he llevado al trabajo. Se quedan un poco pegaditos, pero están buenísimos y he disfrutado mucho comiendo pasta estando a dieta. Es mejor si elegís pasta el día que tenéis más actividad física y vais alternando días de pasta con días de verduras y proteína.

El resto del día la dieta ha ido bien como siempre:

Desayuno: 1 kiwi, tostada con jamón de york, 1 yogur 0% y un café solo
Media mañana: 1 yogur 0%
Comida: Mis Gnocchi con tomates cherry y albahaca (soy fan)
Merienda: una manzana
Cena: Mi "famosa" tortilla de coliflor que despierta tantos odios como adhesiones.
Tortilla de coliflor

No hay comentarios:

Publicar un comentario